Las mejores ofertas de Hoteles en Salamanca

Hoteles baratos en Salamanca

Reserva ahora un Hotel en Salamanca al mejor precio del mercado. Visita la joya de Castilla y alójate en tu Hotel favorito consiguiendo siempre un precio inigualable. 

Hotel Sercotel Las Torres Salamanca ***

Gran Hotel Corona Sol ****

Hotel San Polo ***


Hotel Exe Salamanca ****

Hoteles destacados en Salamanca

¿Buscas un Hotel barato en el centro de Salamanca? ¿Quieres un alojamiento cerca de la histórica universidad? Sea una habitación asequible o un lujoso cinco estrellas, tu hotel en Salamanca lo tenemos aquí.

Salamanca Suites Libertad ***

Eurostars Patio de Cordoba ****

Abba Fonseca Hotel 4*Superior ****

Eurostars Las Claras ****

NH Salamanca Puerta de la Catedral ****

Hotel Alameda Palace *****

Completa tus vacaciones reservando...

Combina tu estancia en Salamanca con otras ciudades próximas

Muy cerca de Córdoba tienes importantes ciudades Patrimonio de la Humanidad que bien merecen una escapada. Aprovecha las buenas comunicaciones de la capital y no dejes pasar la oportunidad de descubrir lugares mágicos.

Ofertas de vacaciones en Salamanca

Salamanca es, sin duda, la ciudad universitaria más afamada de España. Pasear por su casco antiguo es sinónimo de transitar por varios siglos de historia, arte, cultura y conocimiento. De sumergirse en una sinfonía de estilos arquitectónicos que van de la época romana al modernismo. De empaparse de la atmósfera cosmopolita que envuelve esta magnífica urbe castellanoleonesa a orillas del río Tormes. Con nuestras ofertas de vacaciones en Salamanca, tendrás en tus manos uno de los mejores planes de turismo urbano, siempre al mejor precio.  

Te aseguramos que esta experiencia vale la pena; a lo largo de los años, las calles salmantinas han acogido a personajes tan ilustres como Cristóbal Colón, Fray Luis de León, San Juan de la Cruz, Miguel de Cervantes, Antonio de Nebrija o Miguel de Unamuno. ¿A qué esperas para sumarte a ellos?

Cómo llegar a Salamanca

 

La forma más rápida y cómoda de alcanzar este destino es ir a Salamanca en avión. Se puede tomar un vuelo hasta el aeropuerto de Salamanca o aeropuerto de Matacán, situado a 17 km del centro de la ciudad y en los en los términos municipales de Machacón, Calvarrasa de Abajo y Villagonzalo de Tormes. Sus instalaciones acogen vuelos chárteres procedentes de Barcelona, Ibiza y Tenerife Norte, así como vuelos regulares para viajar desde Palma de Mallorca en temporada alta, operados por Air Europa. No obstante, también puedes optar por reservar uno de los numerosos vuelos a Madrid. Una vez en el aeropuerto de Madrid-Barajas, dispondrás de autobuses y trenes que salen de Madrid a Salamanca cada hora, de las 07:00 h a las 22:00 h. El viaje dura aproximadamente dos horas y media.

Ir a Salamanca en tren resulta sencillo: hasta esta ciudad llega un trenhotel que realiza rutas internacionales entre Lisboa y París y Lisboa y Madrid. A su vez, los trenes Alvia efectúan el recorrido entre Madrid y Salamanca, mientras que el servicio Intercity enlaza Salamanca con la estación de Barcelona-Sants con una frecuencia diaria. También operan trenes de media distancia desde y hacia diversas localidades españolas, como Ávila, Palencia, Valladolid o Madrid.

Por otro lado, es posible viajar a Salamanca en autocar desde otros puntos de origen. Por ejemplo, la empresa ALSA enlaza esta ciudad con destinos de España y Portugal, como Burgos, León, Palencia, Cáceres, Plasencia, Sevilla Santiago de Compostela, Lisboa y Oporto. Desde Madrid, este trayecto lo cubre la compañía Avanza Bus, y desde Barcelona, Monbus. No son las únicas, ya que también hay conexiones con municipios de Galicia, Euskadi, Cantabria, etc. Infórmate antes de iniciar tus vacaciones en Salamanca. Ya en la capital salmantina, no olvides que existe una línea de buses interurbanos, La Serrana, que conecta el sur con el norte de la provincia, donde se halla la capital.

Otra opción consiste en desplazarse hasta Salamanca en coche. Para ello, basta con seguir las autovías A50, A62 o A66, dependiendo del punto en el que se inicie el viaje.

 

El clima en Salamanca

 

Salamanca posee un clima continental, condicionado por la ubicación de la ciudad en una meseta a 797 m de altitud. Este se caracteriza por veranos cálidos y secos, seguidos de inviernos bastante fríos. El clima de otoño e invierno en la zona de Salamanca puede ser ventoso, con fuertes lluvias ocasionales, si bien muchos días también son soleados. La temperatura media anual en Salamanca es de 12 °C, siendo enero el mes más frío (4 °C), y el más caluroso, julio (21 °C). Las oscilaciones térmicas diarias acostumbran a ser acusadas, pudiendo alternarse jornadas calurosas en las horas de sol con noches en las que los termómetros caen en picado.

La ciudad no tiene una temporada de lluvias propiamente dicha, por lo que esto no es un impedimento para disfrutar de unas vacaciones en Salamanca. La mayor parte de las precipitaciones cae fuera de la temporada verano, con repuntes al final de la primavera y durante el invierno. Casi cada invierno, nieva durante algunos días. Las fuertes nevadas son poco comunes, aunque no insólitas. El promedio de lluvias en Salamanca supera levemente los 400 mm anuales.

 

vineyards-3753740_640 (1)

¿Qué ver en Salamanca?

 

Los principales lugares de interés en Salamanca se hallan en su espectacular centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988. El punto neurálgico es la Plaza Mayor, a la que algunos expertos en arte se refieren como la mejor diseñada de España. Erigida en 1729 y concluida en 1756, es de estilo barroco y se ha convertido en el centro de la vida social salmantina. Salpicada de agradables cafeterías y terrazas, es un espacio ideal para tomar el pulso a la vida cotidiana. Uno de los establecimientos más emblemáticos es el Café Novelty, inaugurado en 1905. Por cierto: es aquí donde comienza la acción de la película Mientras dure la guerra (2019), de Alejandro Amenábar.

Tampoco hay que dejar de descubrir las dos catedrales de Salamanca. Se trata de la catedral de Santa María o Catedral Vieja, levantada entre los siglos XII y XIV, y la catedral de la Asunción de la Virgen, o Catedral Nueva, que fue construida entre los siglos XVI y XVII, combinando los estilos gótico tardío, renacentista y barroco. En uno de los accesos de este último edificio, la puerta de Ramos, encontrarás la escultura de un astronauta, fruto de una restauración realizada en época más reciente.

Y ya que hablamos de prestar atención a las fachadas del centro histórico de Salamanca, resulta obligado centrarnos en la Universidad de Salamanca, una maravilla arquitectónica que data de 1529 y que está considerada obra maestra del plateresco español. Una de las costumbres más arraigadas entre los turistas es tratar de localizar una pequeña rana que decora el exterior del edificio. Dice la tradición que, los estudiantes que consigan dar con ella, aprobarán todos sus exámenes. ¿Te atreves? Eso sí: ya te adelantamos que no es sencillo. Pero aún quedan más sorpresas: la antigua Biblioteca de las Escuelas Mayores de la Universidad de Salamanca —hoy, una capilla—, se conserva una bóveda decorada con una pintura mural de Fernando Gallego: el Cielo de Salamanca, en el que aparecen representadas diversas constelaciones. Esta gema pictórica se culminó en la década de 1480.  

Dedica también un tiempo a admirar la original Casa de las Conchas, un palacio urbano gótico y con elementos platerescos. Iniciado en 1493 y acabado en 1517, tiene en su interior un patio con arcos mixtilíneos, una escalinata y un elaborado artesonado. Una leyenda también alude a un tesoro que, supuestamente, se habría escondido tras una de las cerca de 300 conchas que embellecen el edificio, si bien hasta la fecha nadie ha podido encontrarlo.

Aunque menos conocido, otra construcción notable es la Clerecía, nombre que recibe el edificio del antiguo Real Colegio del Espíritu Santo de la Compañía de Jesús, de entre los siglos XVII y  XVIII y de factura barroca. Su iglesia exhibe una impresionante fachada de tres cuerpos.

Acércate también al Colegio Mayor de Santiago el Zebedeo, también llamado Colegio del Arzobispo o Colegio Mayor de Fonseca. Fue fundado en 1519 por Alonso de Fonseca, arzobispo de Santiago de Compostela —de ahí su nombre—, con el fin de brindar a los estudiantes gallegos un lugar en el que estudiar dentro de la Universidad de Salamanca. Es uno de los colegios mayores de Salamanca y más tarde fue denominado Colegio de los Irlandeses o Irish College.

Si bien es mucho menos llamativo que los edificios antes indicados, también puedes acercarte al convento de las Dueñas, un convento dominico femenino que fue construido entre los siglos XV y XVI. Lo encontrarás en la plaza del Concilio de Trento. En esta misma dirección, abre sus puertas el convento de San Esteban, perteneciente a la orden citada. Las obras se prolongaron entre 1524 y 1610 y fueron promovidas por el cardenal Juan Álvarez de Toledo.

Tanto si vas a viajar a Salamanca en pareja como en solitario, haz una visita al romántico huerto de Calixto y Melibea, un jardín de 2.500 m2 que inspiró a Fernando de Rojas para escribir una de las obras más universales de la literatura española de todos los tiempos: La Celestina.

Pásate también por la Cueva de Salamanca, un lugar legendario en el que, según la tradición popular, impartió clases el Diablo. Esta gruta, situada en la Cuesta de Carvajal, 7, corresponde a lo que fue la cripta de la desaparecida iglesia de San Cebrián.

A la entrada de la ciudad, contempla también el puente romano o puente mayor del Tormes, principal acceso a Salamanca por el sur y originario del siglo I de nuestra era. Este trabajo de ingeniería mide un total de 359 m de longitud fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1931 y Bien de Interés Cultural en 1998. También aparece en el escudo de la ciudad, lo que demuestra su importancia. A la entrada del mismo, se distingue un verraco, que es la estatua más antigua de Salamanca. Su autoría corresponde a los vetones, un pueblo celta dedicado principalmente a la ganadería y que ocupó la zona donde hoy se despliega la provincia salmantina.

También te recomendamos visitar el Museo de Art Déco y Art Nouveau Casa Lis, en la calle de Gibraltar, 14. Se trata de un museo ubicado en un edificio modernista donde se exhiben muebles y objetos representativos de las artes decorativas. Esta institución fue inaugurada en 1995 con fondos de una donación efectuada a la ciudad por el coleccionista Manuel Ramos Andrade. Te aconsejamos que no te lo pierdas, ya que es uno de los mejores museos de Salamanca. Otro tanto podría decirse del Domus Artium 2002, un centro de arte contemporáneo, inaugurado en abril de 2002, con motivo de la Capitalidad Cultural Europea de Salamanca. Esta institución abre sus puertas de martes a domingo a partir de las 12:00 h del mediodía.

Por descontado, desde tu apartamento u hotel en Salamanca, también puedes aprovechar para realizar las mejores excursiones por Salamanca y su provincia. Entre los lugares que no pueden faltar en tu ruta, no hay que dejar de mencionar Ciudad Rodrigo, donde se localiza el castillo de Enrique II de Trastámara, convertido en un parador de turismo, y que da cabida anualmente a uno de los mejores carnavales de España; Béjar, el segundo municipio salmantino por población, cuyo pasado industrial le granjeó el sobrenombre del Manchester de Castilla; el bellísimo pueblo de Candelario, en la sierra de Béjar y miembro de la red Los Pueblos Más Bonitos de España, y la Alberca y Mogarraz, dos preciosos pueblos de la mancomunidad de la Sierra de Francia que descuellan por sus muestras de arquitectura popular. En esta última se enmarca el santuario de la Peña de Francia, perteneciente al término municipal de El Cabaco.

 

¿Qué hacer en Salamanca?

 

Cuando cae la noche, la luz del ocaso confiere a los monumentos un tono dorado especial, gracias a la piedra arenisca con la que muchos de ellos están construidos (piedra de Villamayor).  Los últimos rayos solares dan el pistoletazo de salida a la animada vida nocturna y estudiantil, con una nutrida oferta de bares, pubs y discotecas en una ciudad cuyos monumentos iluminados ofrecen una experiencia única. Una buena opción es empezar la noche tomando unas tapas en los bares de la calle de Van Dyck o en barrio del Oeste, repleto de muros cubiertos de arte urbano.  

Mención aparte merecen los restaurantes de la ciudad, donde se pueden degustar las delicias de la gastronomía de Salamanca. Entre los productos típicos, se cuenta el hornazo, una masa de pan rellena de chorizo y otros ingredientes, como lomo o huevo, y que se consume especialmente durante la fiesta del Lunes de Aguas. Esta celebración popular tiene lugar el segundo lunes después del Domingo de Resurrección, por lo que no está de más tenerlo en cuenta cuando planifiques tus próximas vacaciones en Salamanca. Otros platos típicos salmantinos son la chanfaina, un plato a base de manitas y callos de cordero, arroz y huevo cocido; las rosquillas de Ledesma, los guisos de lentejas de La Armuña, de un característico color verde; las especialidades de ternera preparados con carne de vaca morucha, el caldero bejarano y las patatas revolconas. En cualquier comida o cena, tampoco puede faltar el excelente jamón de Guijuelo.

¿Te apetece ir de compras por Salamanca? Si es así, debes saber que las calles peatonales de Toro y de Zamora están llenas de comercios, al igual que la plaza del Liceo. Incluso puedes ir de compras a una iglesia rehabilitada, que forma parte del antiguo convento de San Antonio el Real. ¿Y qué comprar en una tarde de shopping? Un acierto seguro será adquirir alguna joya de plata con el tradicional botón charro, buque insignia de la orfebrería local.

Incluso, la provincia te da la oportunidad de esquiar en Salamanca. Para ello, ve hacia el sur, hasta la estación de esquí de La Covatilla, ubicada cerca de Béjar. Pero si prefieres quemar suela, ten en mente que la Vía de la Plata, una de las rutas del Camino de Santiago, atraviesa la tierra salmantina de sur a norte, antes de entrar en Zamora.

¿Aún no lo tienes claro? Con nuestras increíbles ofertas de vacaciones en Salamanca, recorrer esta ciudad monumental y sus alrededores nunca había sido tan fácil. Echa un vistazo a nuestros paquetes vacacionales para viajar a Salamanca, busca y selecciona uno de nuestros apartamentos y hoteles en Salamanca, reserva tu habitación en el régimen de estancia que mejor se adapte a ti —alojamiento y desayuno, media pensión, pensión completa, etc.— y haz las maletas. Seguro que te enamorarás de uno de los rincones más mágicos de Castilla y León. Compruébalo: ¡será uno de tus viajes por España más recordados!

 

Somos los mejor valorados por sus Clientes

Con una puntuación de 9.6 sobre 10 según valoraciones de clientes a través de eKomi

Nuestros clientes opinan sobre su experiencia con Centraldevacaciones.com, a través de la plataforma externa e independiente eKomi. Estas opiniones están a tu disposición ¿Quieres ver lo que opinan sobre nosotros?
Puntuación eKomi
9.6 /10

Cálculo de 1.799 valoraciones

EKOMI Opiniones | Centraldevacaciones.com | 25.06.20