Mar y montaña este verano: 10 destinos nacionales que lo tienen todo

En este verano atípico, el turismo de proximidad y las medidas para protegernos del Covid-19  están siendo los protagonistas. Dos variables que nos están dejando escenas nunca vistas: playas sin aglomeraciones (y hasta con un sistema de reservas online), resorts sin apenas visitantes extranjeros, discotecas y pubs cerrados… Pese a todo, gracias a los protocolos adoptados, los destinos de costa pueden ser totalmente seguros si se siguen las indicaciones de las autoridades. Pero ¿qué ocurre con aquellos que, en cualquier caso, prefieren otras opciones, pero que viajan en compañía de personas que buscan sol y playa? Es posible que esta situación te resulte familiar, ¿verdad? Si es así, no te pierdas nuestras sugerencias de mar y montaña para este verano, con 10 destinos nacionales con propuestas para todos los gustos. ¡Empezamos!

1. La Costa Brava: no solo Mediterráneo

No debería de sorprender que la Costa Brava, en la provincia de Girona, sea uno de los destinos más visitados de Cataluña.  Los motivos son muchos: 214 km de litoral entre las localidades de Portbou y Blanes, playas de ensueño tachonadas de pinares y abruptos acantilados, pueblos medievales de postal, restos arqueológicos grecorromanos, una exquisita gastronomía marinera… ¿Quién puede resistirse? La mayoría de los hoteles en la Costa Brava, situados en municipios como L’Escala, Calella de Palagrugell, Palamós, Santa Cristina d’Aro, Sant Feliu de Guíxols, Tossa de Mar o Lloret de Mar, se hallan en primera línea de mar y junto a playas que han recibido el distintivo Bandera Azul por su calidad y sus servicios.

De todos modos, unas vacaciones en la Costa Brava son mucho más. De hecho, este es el punto de partida perfecto para explorar la hermosa sierra de la Albera, que se extiende en parte por la comarca del Alt Empordà y que ha sido declarada Lugar de Importancia Comunitaria. Allí podrás descubrir lugares como el Coll de Panissars y El Pertús, una vía de paso milenaria del Pirineo y parte del tramo gerundense del Camino de Santiago; monumentos megalíticos, monasterios como el de Sant Quirze de Colera, la iglesia románica de Santa Maria de Colera, los castillos de Requesens y Rocabertí… ¿Te apuntas?

2. La Costa Dorada: mucho más que playas

No nos despedimos aún de Cataluña, ya que la Costa Dorada (o Costa Daurada) es otro de los mejores destinos de mar y montaña para este verano. Además de poder relajarte en localidades costeras como Tarragona ciudad, Salou, Vila-seca o Cambrils —a 3 km del spa de las termas de Montbrió del Camp—, también podrás disfrutar del verde en la sierra del Montsant, en el Priorat, con reclamos como la cartuja de Escaladei, la más antigua de la península (es del siglo XII). Otro tanto podrían decirse de las hermosas montañas de Prades. En ellas, te maravillarás con pueblos tan fotogénicos como Siurana, a 737 m de altura y dominando un pantano. O Prades, conocida popularmente como la Villa Roja por el color de la piedra de sus edificios. Su fuente renacentista, en el centro de la plaza Mayor, bien merece una visita. Un poco más al sur, podrás hacer senderismo en el Parque Natural dels Ports y las sierras de Cavalls y Pàndols.

¿Preparado/a para tus vacaciones en la Costa Dorada?

3. La Costa Blanca: más allá de Benidorm

Hablar de la Costa Blanca, en la costa de Alicante, implica referirse a Benidorm, uno de los grandes destinos turísticos de la costa española. En ella aguardan lugares como la icónica playa de Levante o el Gran Hotel Bali, el más alto del sur de Europa, o el mirador conocido como Balcón del Mediterráneo.

Ahora bien: ¿sabías que unas vacaciones en la Costa Blanca también son una elección perfecta para la práctica del senderismo? Si te gusta el trekking, podrás hacer kilómetros en enclaves como la sierra de Mariola o el Parque Natural del Macizo del Montgó. ¿Prefieres la bicicleta? Si es así, no olvides que la Costa Blanca es el mejor lugar para hacer ciclismo dentro de la Comunidad Valenciana, gracias a puertos de montaña como la Carrasqueta, el Coll de Rates o el Xorret de Catí. También se pueden recorrer en bici el Peñón de Ifach o la sierra de Aitana. Naturaleza en mayúsculas. ¡Te costará decidirte por un solo sitio!

 

4. La Costa Cálida: Murcia al completo

¿Qué te parecería regalarte un viaje a la Costa Cálida este verano? Sabia elección: además de encontrar las playas tan seductoras de las de Los Alcázares, la Manga del Mar Menor, Águilas o Mazarrón, la Región de Murcia es también una apuesta segura para hacer turismo rural y de montaña. Para comprobarlo, basta con desplazarse hasta la preciosa sierra de Espuña, situada a apenas km de la ciudad de Murcia y a 50 km de la costa murciana. Se trata de una cordillera de roca caliza que alcanza los 1.583 m de altitud en su cota más elevada, y que destaca por sus curiosas formaciones kársticas. Otra opción para hacer senderismo en las montañas de Murcia es organizar una excursión por la sierra del Molino, en cuyas estribaciones se halla el municipio de Calasparra, famoso también por su excelente arroz.

5. Granada: de Sierra Nevada a la Costa Tropical 

Llega el momento de referirse a Andalucía y a uno de sus tramos litorales más tranquilos: la Costa Tropical. Allí tienes destinos de playa tan soleados apacibles como Motril, Salobreña o Almuñécar. Cualquiera de ellos es un lugar perfecto para hacer una escapada a Granada, una ciudad monumental que hechiza por su buque insignia, la majestuosa Alhambra, pero también por los barrios del Albaicín y el Sacromonte, realmente únicos. Y recortándose en su horizonte, otro must-see para este verano inusual: Sierra Nevada, declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO. En esta cadena montañosa, donde se halla la estación de esquí a mayor altitud de España, se localiza el punto más alto de la España continental: el Mulhacén, a 3.479 m sobre el nivel del mar. ¿Estás listo/a para viajar hasta allí?

6. Descubre los secretos de la Costa del Sol

¿Hace un viaje a la Costa del Sol? Destinos como Benalmádena, Estepona, Marbella, Mijas, Nerja, Torremolinos o Torrox son todo un clásico para sacar todo el partido al verano y a las playas de Málaga. No obstante, esta es también la excusa ideal para explorar una provincia cuya orografía ofrece otras muchas más sorpresas. Por ejemplo, el paraje del Torcal de Antequera, probablemente el paisaje kárstico más espectacular de Europa. Prepárate para caminar por sus senderos y ver de cerca su fauna y su vegetación. Y si el vértigo no es un problema para ti, podrás recorrer a pie el inenarrable Caminito del Rey, un sobrecogedor circuito con 3 km de pasarelas y entre precipicios. Su belleza te dejará sin palabras.

7. Cantabria: el destino infinito

Un conocido eslogan publicitario afirma que Cantabria es infinita. Basta con una escapada a la costa de Cantabria para comprobarlo de primera mano. A orillas del mar Cantábrico, podrás aparcar los problemas en localidades costeras como Suances, Santoña, Laredo o la capital de la región, Santander, así como en pueblos tan mágicos como San Vicente de la Barquera o Comillas, que da cabida a uno de los escasísimos edificios de Antoni Gaudí fuera de Cataluña. También vale la pena hacer excursiones a villas de interior como Santillana del Mar o Potes, dos auténticas maravillas en piedra, y al Parque Nacional de los Picos de Europa, donde encontrarás infinidad de rutas de senderismo. Y en Fuente Dé, podrás tomar el funicular y obtener unas vistas de impresión. 

8. La Costa Verde: Asturias en tus manos

Otra de las mejores ciudades europeas para viajar con niños es Milán, la capital lombarda, la segunda ciudad italiana en población (después de Roma) y un destino de ideal para pasarlo en grande en familia. Una de nuestras recomendaciones es visitar el Planetario Civico, el planetario más grande de Italia, ubicado en del parque Indro Montanelli. También resultan recomendables el Acquario Civico di Milano, inaugurado en 1906 con motivo de la Exposición Universal de Milán, y el Museo de Historia Natural, donde se puede contemplar una vasta colección de animales prehistóricos, uno de los cuales aún conserva sus órganos internos fosilizados.

Cantabria no es la única comunidad autónoma que puede presumir de los Picos de Europa: otro tanto podría decirse, del Principado de Asturias que, junto con el norte de la provincia de León (Castilla y León), también alberga este imponente sistema montañoso. Su lugar más icónico en tierras asturianas es la de los famosos lagos de Covadonga: el Enol y el Ercina, de origen glaciar. Sin embargo, si te gusta el trekking, lo mejor es aventurarse por la mítica ruta del Cares, entre Asturias y León, donde gozarás de algunos de los paisajes montañosos más bonitos de España.

¿Quieres que tus viajes de mar y montaña no te alejen del Cantábrico? No hay problema: con nuestras vacaciones en la Costa Verde, podrás relajarte en las mejores playas, en Llanes, Gijón, Muros del Nalón, Cudillero y otros pueblos y ciudades del litoral astur. Por descontado, no puedes dejar de visitar Oviedo, la capital autonómica, donde podrás verás alguno de los mejores ejemplos de arquitectura prerrománica del mundo.

9. Mallorca: la magia de la sierra de Tramuntana

Hemos hablado antes de Harry Potter. ¿Es uno de los personajes favoritos de tus hijos? Si es así, no dudes en reservar el vuelo a Oporto, donde abre sus puertas la Livraria Lello e Irmão, el magnífico edificio que inspiró a la escritora J. K. Rowling para describir la librería Florish & Blotts. Inaugurada en 1869, es una de las librerías más bonita del mundo.

Tus vacaciones de mar y montaña en España no tienen por qué ser en la península ibérica. Toma un ferry o un vuelo a Mallorca, la mayor de las islas Baleares y uno de los principales destinos de sol y playa de nuestro país. Di adiós a las preocupaciones en sus más de 300 playas y calas de aguas azules, repartidas por sus 555 km de costa. Visita la capital, Palma de Mallorca, o núcleos turísticos junto al Mediterráneo, como Port d’Alcúdia, Cala d’Or, Calvià o Port d’Andratx.

Pero si lo tuyo es la montaña, dedica un tiempo a conocer la sierra de Tramuntana, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2011 y con rincones tan bellos como Deià o Sóller, un pueblo rodeado de plantaciones de árboles frutales y con un tren de época aún en funcionamiento. Además, en el este de la isla, serás testigo del encanto de la sierra de Llevant, un enclave idóneo para la práctica del ciclismo.

10. Tenerife: de la playa de Los Cristianos al Teide

La ciudad más visitada de Europa también se merece un hueco en nuestra lista. Además de subir a la Torre Eiffel y ver la Ciudad de la Luz desde las alturas, los niños podrán jugar en los Jardines de Luxemburgo, donde podrán participen en carreras de veleros y montar en su histórico tiovivo.

Finalizamos nuestra lista de propuesta de mar y montaña en el otro gran archipiélago español: las islas Canarias. Y en concreto, con unas vacaciones en Tenerife, su isla más poblada y un acierto para quienes busquen lugares llenos de contrastes. Sin obviar playas como Los Cristianos, a 15 km del aeropuerto de Tenerife Sur; Las Teresitas, a la que muchos se refieren como el Caribe canario; Las Américas, meca del ocio nocturno tinerfeño; Masca o Montaña Pelada, Tenerife también debe parte de su tirón a sus montañas. Sobre todo, al Parque Nacional del Teide, incorporado al Patrimonio de la Humanidad en 2007 y poseedor del pico más elevado de España: el volcán del Teide, de 3.718 m de altura.

¿A qué estás esperando? Si buscas destino de mar y montaña para este verano, o para cuando desees, consulta nuestras ofertas, elige tu apartamento u hotel y el número de noche que desees y haz la maleta. Con Central de Vacaciones, escaparte a precios increíbles está en tu mano. ¡Compruébalo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías