Ruta de los pueblos blancos: conociendo Cádiz

Tanto si la haces en uno o varios días, en coche, a pie o en bici, las posibilidades que ofrece la ruta de los pueblos blancos de Cádiz son muchas y aptas para viajeros de todas las edades y cualquier tipo de bolsillo. Descubre los paisajes más asombrosos, una arquitectura tradicional a la vez que única y una gastronomía que reúne lo mejor de la cocina andaluza. Hoy, Centraldevacaciones.com quiere proponerte una ruta con todas las paradas de este tour que comprende los 19 pueblos en los que el color blanco de la cal de las fachadas es el protagonista. Si quieres hacerlo en un solo día, te recomendamos que visites aquellos que están marcados con un asterisco, que constituyen los puntos de mayor interés y que no te puedes perder.

Arcos de la Frontera

Empezamos directamente por la primera parada de esta ruta de los pueblos blancos con uno de los platos fuertes. Se trata de la población más extensa de la sierra de Cádiz y representa toda una oportunidad de abrir esta ruta con una de las poblaciones blancas más asombrosas. Cruza la Puerta de Matrera, pasea por sus empinadas y estrechas calles bajo arcos centenarios y llega hasta su casco antiguo. Rodeado por los restos de la muralla medieval, encontramos el castillo de los Duques de Arcos. Construido entre los siglos de XIV y XV sobre el que fue un alcázar militar, ha sido utilizado como cuartel y actualmente se puede visitar. Otros puntos de interés son el callejón de las monjas y las plazas de Cananeo o de las Boticas, donde te podrás tomar un delicioso aperitivo, o el palacio del Mayorazgo. Descubre las curiosas estatuas que nos recuerdan que la Semana Santa de Arcos de la Frontera ha sido declarada de Interés Turístico Nacional.

Pero si hay algo que debes hacer antes de partir hacia el siguiente pueblo es subir al mirador de la Peña, donde tendrás una preciosa panorámica de la zona y de algunos de los pueblos que visitarás.

Si tienes tiempo, al salir te recomendamos parar en el paraje natural del lago de Arcos.

Algar

Este pueblo bien se podría llamar Pequeño México, y es que esta localidad tiene un vínculo muy especial con este país americano. Según cuentan, su fundador estaba relacionado con el comercio entre España y el Nuevo Mundo. En uno de sus viajes de vuelta, en medio de una tormenta, prometió que, si sobrevivía, fundaría una población que honraría a la patrona de México. Por esta razón, cada año se celebran las fiestas de la Virgen de Guadalupe por todo lo alto, una fiesta en la que no faltan mariachis, mezcal y catrinas. Visita este pequeño pueblo y da un paseo por sus inmediaciones, donde encontrarás ruinas de origen romano y el Tajo del Águila, un paraje natural enmarcado dentro del Parque Natural de los Alcornocales.

Bornos

Seguimos con nuestra ruta de los pueblos blancos con una población junto a un embalse. En Bornos, uno de los principales lugares de interés es el palacio de los Ribera, de origen árabe y restaurado en el siglo XVI, que se vertebra a partir de un bonito patio porticado de lo más pintoresco. Si te paras en este pueblo, vale la pena degustar su gastronomía y probar la carne mechada o la berza gitana. 

Espera

Uno de los pueblos más pintorescos de este primer tramo de la ruta de los Pueblos Blancos es esta pequeña localidad presidida por el castillo de Fatetar, de origen musulmán. Sube hasta allí para admirar las increíbles vistas de la sierra y los campos de girasol y cereales.

Mientras paseas por sus calles blancas, tampoco te puedes perder su plaza de la iglesia ni el yacimiento arqueológico de Carissa Aurelia, que comprende restos de una ciudad de la época íbera y romana.

Villamartín

Llegamos a otro mar de fachadas blancas en esta población situada en el corazón de la sierra de Cádiz. Tómate un refresco en la bonita plaza del Ayuntamiento, sube hasta los restos del castillo de Maltrera y visita el convento de San Francisco. Además, puedes descubrir una de las estructuras megalíticas más antiguas de la península ibérica, el dolmen de Alberite.

Algodonales

Seguimos con la población de Algodonales que, pese a lo que podría indicar su nombre, está rodeada de olivos. Visita la pintoresca Iglesia de Santa Ana y, si te gusta el senderismo, emprende una de las múltiples rutas que salen de este pueblo. Además, aquí encontrarás la fuente del Algarrobo y el lavadero, de la que surgen aguas subterráneas de lo más puro.

El Gastor

Para descubrir el día a día de las gentes que habitan los pueblos blancos de Cádiz, nada mejor que una visita a al Museo de Usos y Costumbres de El Gastor. Además, te recomendamos una excursión al dolmen del Gigante.

Este es el punto más alto de toda la ruta, por lo que no es de extrañar que a esta localidad se la conozca como el balcón de los Pueblos Blancos.

Olvera

Y llegamos a otro de los puntos más importantes de la ruta de los pueblos blancos. La puerta del Parque Natural de la Sierra de Grazalema destaca por su belleza y encanto. Camina por la calle Llana, declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1983, sube por la empinada Calle Calzada y llega hasta la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, donde encontrarás el primer mirador. Acércate al castillo árabe por un pequeño pasillo y admira esta fortaleza y sus vistas. Otro de sus encantos es el paseo de Ronda que rodea la población, y que te brindará una panorámica de Olvera digna de enmarcar.

Puerto Serrano

Cruzada por el río Guadalete, Puerto Serrano es un tranquilo pueblo que destaca principalmente por el Molino de Siré, un antiguo convento que mezcla el estilo barroco y neoclásico. Esta es un buen destino para los amantes del ciclismo, ya que aquí empieza la vía verde de la Sierra.

Torre Alháquime

Al oeste de Olvera, encontramos la siguiente parada de la ruta de los pueblos blancos. El río Guadalporcún recorre la parte baja de la localidad, dando la bienvenida al núcleo urbano. Llega andando hasta la parroquia de Nuestra Señora de la Antigua y el castillo del Cementerio, del que hoy solamente quedan los muros nazaríes que resguardan el cementerio de la población.

Setenil de las Bodegas

Tanto como si eres un enamorado de la enología como si no, esta parte de la ruta de los pueblos blancos, denominada ruta de Jose María el Tempranillo, te va a encantar. La primera parada es la increíble Setenil de las Bodegas, una población construida en medio de la roca de la sierra. En este Conjunto Histórico-Artístico, encontrarás numerosas casas cueva que se construyeron adaptándose a la orografía del lugar, lo que otorga al pueblo un aspecto realmente espectacular. Sube hasta el castillo para tener unas buenas vistas del municipio y la calle Llana.

No te olvides de probar las sopas cortijeras, un plato hecho con espárrago, huevo escalfado y pan, acompañado, sobre todo, de un vino local. ¡Toda una delicia!

Alcalá del Valle

En medio del valle, encontramos este pequeño pueblo blanco donde se encuentra la pequeña iglesia barroca de Santa María del Valle, un bonito rincón en el que admirar el paraje natural que envuelve Alcalá del Valle.

Prado del Rey

Empieza la tercera parte de la ruta de pueblos blancos de Cádiz, que discurre hacia el sur de la sierra en Prado del Rey. En esta tranquila localidad, podrás degustar algunos de los vinos autóctonos y degustar un delicioso guiso de patatas en la plaza de la Constitución y conocer el origen de este pueblo en el yacimiento arqueológico de Iptuci.

El Bosque

Rodeado por un gran número de manantiales, El Bosque hace honor a su nombre. Los amantes del senderismo encontrarán numerosas rutas por la naturaleza, mientras que los más atrevidos podrán practicar deportes de aventura, una buena forma de conocer la zona desde un punto de vista completamente distinto.

Ubrique

Vigilada por una inmensa roca que concede la sombra que sus habitantes necesitan durante los meses más calurosos, Ubrique se alza como otra parada en la ruta de los pueblos blancos de Cádiz. Uno de sus principales atractivos está muy ligado al modus vivendi de sus habitantes, ya que te recomendamos entrar en la fábrica de artículos de piel, una buena oportunidad para llevarte un souvenir contigo. Además, puedes visitar la ciudad romana de Ocuri y el castillo de Fátima.

Benaocaz

Siguiendo la calzada romana que ha unido los pueblos de la zona durante siglos, encontramos este pequeño pero entrañable pueblo con su propio barrio histórico, de origen medieval. Sube hasta el castillo de Aznalmara, hoy en ruinas. Si quieres disfrutar de unas vistas absolutamente asombrosas de este entorno, sube a la ermita de El Calvario para que tu visita sea redonda.

Villaluenga del Rosario

Los pueblos blancos llegan a su máxima expresión en esta población gaditana. El paisaje rural que la rodea, sus cuevas y simias de origen kárstico y la calma que aquí se respira hacen de este lugar el punto perfecto para emprender una ruta senderista. Además, puedes visitar el Museo del Queso, donde tendrás la oportunidad de degustar alguna de sus variedades locales.

Grazalema

Las parras suben de forma natural por las blancas paredes de esta localidad de Cádiz. Las calles adoquinadas te llevarán por plazas llenas de terrazas donde tapear a gusto, como la plaza del Ayuntamiento, y visitar la iglesia que se alza por encima de los tejados de las casas. Emprende una pequeña caminata para conocer puntos naturales como el Salto del Cabrero y el Puerto del Boyar si estás realizando este viaje con total calma y tranquilidad.

SONY DSC

Benamahoma

Uno de los pueblos blancos más pequeños es este, que de hecho es una pedanía de Grazalema. Está situado en la ladera de la sierra y vale la pena hacer una parada aquí por su gran belleza. Visita la fuente del Nacimiento, un pequeño rincón natural donde nace el río Majaceite.

Zahara de la Sierra

Llegamos a la última parada de la ruta de los pueblos blancos de Cádiz, situada en el corazón del Parque Natural Sierra de Grazalema. Visita el Conjunto Histórico-Artístico, que comprende el poblado nazarí. Aquí podrás visitar la torre del homenaje, la torre del ábside y la antigua puerta a la villa. Desde estos puntos tendrás unas estupendas vistas del entorno, y en especial del embalse del municipio. Encuentra sus múltiples miradores, repartidos por la sierra para sierra y descansa mientras degustas unos gañotes. Si te gustan los deportes de agua, esta es una buena oportunidad para hacer kayak.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Te ha gustado esta ruta por los pueblos blancos? Entonces no te pierdas los paquetes de viaje a la preciosa provincia de Cádiz, un destino que podrás conocer gracias a las mejores ofertas que encontrarás online. Y no lo olvides, si tienes alguna duda o quieres sugerirnos alguna actividad o rincón para ver durante esta ruta, no dudes en comentarlo.

Categorías