Top monumentos de Francia que debes visitar

Francia es el destino europeo más visitado por los españoles ¡y no es para menos!. El país vecino posee numerosos atractivos que desconocemos.

Son millones de personas las que cada año piensan en visitar Francia. ¿Por qué? Porque es un país increíble. Y no hablamos solo de París, su fascinante capital, que al menos hay que visitar una vez en la vida. Son muchos los lugares repartidos por su geografía dignos de conocerse. Y los hay para todos los gustos: por su belleza natural, su historia, su arte, su gastronomía, sus tradiciones… ¡Tú eliges!

A continuación nuestra recopilación de top monumentos de Francia que debes visitar sí o sí.

Los mejores monumentos de Francia que se encuentran en su capital

Torre Eiffel, París

Que en el París de Haussmann, donde todo parece cuidado al milímetro, se instalase en 1889 una enorme infraestructura de metal supuso algún que otro disgusto para los parisinos, que entre amasijos de metal no veían el atractivo de la misma. Poco tardo, sin embargo, en convertirse en la estrella de la Exposición Universal de 1889 – para la que fue construida.

Superadas las iniciales suspicacias, con el paso del tiempo la Torre Eiffel no solo se ha convertido en el estandarte de París sino en uno de los monumentos de Francia más fotografiados, conocidos y replicados del mundo. Bastan, además, poco más de 30 segundos para darse cuenta de él una vez aterrices en París: con sus 312 metros de altura se ha convertido en una foto estática cada vez que fijas tu mirada en el cielo parisino.

Palacio de Versalles

El siguiente en nuestra lista de monumentos de París fue el lugar predilecto de residencia de la monarquía francesa entre los reinados de Luis XIV y Luis XVI, el palacio de Versalles, cerca de París, embellecido por sucesivas generaciones de arquitectos, escultores, decoradores y paisajistas, fue durante más de un siglo el modelo de palacio real por excelencia en toda Europa.

Déjate embriagar por el encanto de sus jardines, estructurados «a la francesa» con decoraciones arabescas, entrelazados y llenos de bellas esculturas. Declarado Patrimonio de la Humanidad en 1979, el Palacio de Versalles es uno de los monumentos de Francia más visitados. ¡No te lo pierdas!

Catedral de Notre Dame

En la Île de la Cité, la zona más antigua de París, se encuentra el siguiente monumento: la Catedral de Notre Dame. Este precioso templo, presentado como una de las catedrales góticas más impresionantes del mundo por todos los manuales de historia del arte, ha pasado de ser una visita obligada de todo turista a un tributo que hacer a la ciudad del amor.

La catedral de Notre Dame se comenzó a construir allá por el siglo XII y tardó más de doscientos años en terminarse. Sin embargo, no adquiriría relevancia hasta que Victor Hugo ambientó su afamada obra, Nuestra Señora de París, en las entrañas de la catedral. La historia del jorobado de Notre Dame supuso el renacer de la iglesia y la puesta en marcha de una extensa reconstrucción con la introducción, por ejemplo, de las famosas gárgolas y quimeras.

Basílica del Sacré – Cœur de Montmartre

No puede haber una guía de monumentos de Francia que no nombre la Basílica del Sagrado Corazón de París. Es simplemente maravillosa.

La Basílica está situada en la colina de Montmartre, en el distrito XVIII de París. El monumento fue construido entre 1875 y 1923 y diseñado por el arquitecto Paul Abadie. El lugar en el que está, la colina de Montmartre, no es fortuito, ya que este siempre ha sido un lugar de culto. La Basílica, además de ser un momento visitable, es un lugar de culto habitual. Está permitido visitar el domo central de unos 80 metros, desde dónde puedes ver la ciudad.

El estilo arquitectónico de la basílica es la arquitectura neobizantina. La arquitectura se inspira en la arquitectura romana y bizantina. Puedes llegar hasta la basílica tomando el funicular de Montmartre, ¡o subiendo las escaleras!

El Panteón de París

Otra de las visitas obligatorias si quieres visitar los principales monumentos de Francia. Tanto por fuera como por dentro. Está en el distrito V de París, en el centro de la plaza del Panteón y rodeado por el ayuntamiento del distrito V, la iglesia Saint Étienne du Mont, la biblioteca de Santa Genoveva, la Universidad de París I (Panthéon-Sorbonne) y la Universidad de París II (Panthéon-Assas). ¡Casi nada!

Inicialmente, la construcción fue pensada para ser una iglesia, pero finalmente se convirtió en un lugar que honra a los grandes personajes que han marcado la historia de Francia (a excepción de las carreras militares honradas en el Panteón militar de los Inválidos). Así, en las criptas del Panteón están enterrados grandes escritores, científicos, políticos y otros personajes históricos de Francia: Voltaire, Rousseau, Victor Hugo, Émile Zola, Jean Jaurès, Jean Moulin, Jean Monnet, Pierre Curie, Marie Curie, Alexandre Dumas, etcétera.

El Panteón, de estilo arquitectónico neoclásico, fue construido en 1758 y diseñado por los arquitectos Jacques-Germain Soufflot, Jean-Baptiste Rondelet y Maximilien Brébion.

Dentro del Panteón encontrarás también el Péndulo de Foucault, un experimento realizado por el físico y astrónomo francés Jean Bernard Léon Foucault en 1851.

Arco del Triunfo

Además de representar el mayor desafío para los conductores en la capital francesa, la Plaza Charles de Gaulle, históricamente conocida como Plaza Étoile, acoge el arco más grande a nivel mundial. Ordenado construir por Napoleón como forma de exaltar sus victorias militares, este murió antes de verlo terminado. Con el paso de los años, el Arco del triunfo no solo se ha ganado la admiración de los turistas como uno de los monumentos de Francia más visitados, sino que se ha convertido en un importante símbolo para los franceses.

Es un lugar muy representativo, de hecho, por él han desfilado los vencedores de tres de las mayores guerras de la historia: en 1941 las tropas alemanas tras la ocupación de Francia durante la Segunda Guerra Mundial, también los aliados después del desembarco de Normandía (1944) y las tropas prusianas tras el asedio de París de 1871 (Guerra franco-prusiana).

El Arco del Triunfo está repleto de inscripciones con nombres militares que participaron tanto en la Revolución Francesa como en el Primer Imperio francés. En el centro hay una tumba al Soldado Desconocido de la Primera Guerra Mundial y una llama que todos los días a las 18:30 se reaviva para recordar a aquellos que cayeron durante este conflicto.

Centro Pompidou

Otro de los monumentos de Francia extraordinarios que en realidad son un edificio de interés arquitectónico impresionante. El Centro Pompidou es un famoso edificio dedicado al arte y cultura que se encuentra en el corazón de París, Francia. Es conocido también como «Centre Georges Pompidou» en francés. Este centro es especialmente valorado por aquellos que disfrutan del arte contemporáneo y moderno.

Fue inaugurado en el año 1977 y lleva el nombre del presidente francés Georges Pompidou, quien impulsó su construcción. Lo más llamativo de su diseño arquitectónico, que estuvo a cargo de los arquitectos Renzo Piano, Richard Rogers y Gianfranco Franchini, es que decidieron mostrar en el exterior las tuberías, conductos y estructuras del edificio en lugar de esconderlas como es común. Esto le da al Centro Pompidou un aspecto industrial y colorido, que lo ha convertido en un símbolo característico de la ciudad.

En este lugar, los visitantes pueden apreciar una valiosa colección de arte moderno y contemporáneo, que incluye obras de artistas famosos como Picasso, Kandinsky, Miró y Dalí, entre otros. Además, el centro cuenta con una amplia biblioteca pública con recursos diversos, lo que lo convierte en un recurso importante para estudiantes e investigadores.

El Centro Pompidou también ofrece espacios para exhibiciones temporales y eventos culturales, y en su azotea se encuentra un restaurante y terraza con vistas panorámicas de París, lo que lo convierte en un lugar atractivo para relajarse y disfrutar de la ciudad desde las alturas.

Otros monumentos de Francia que no te debes perder

Catedral de Bourges

Son especialmente destacables el tímpano, las esculturas y los vitrales. Además de su belleza arquitectónica, esta catedral constituye un vivo testimonio de la fuerza del cristianismo en la Francia medieval.

La construcción de la catedral de Saint-Etienne de Bourges, ciudad situada en el centro de Francia, se inició a finales del siglo XII y acabó a finales del siglo siguiente. Sus proporciones admirables y la unidad de su diseño hacen de ella una de las grandes obras maestras del arte gótico.

Es un bien cultural inscrito en 1992 en el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Valle del Loira

Este paisaje cultural, único en su género, posee pequeñas ciudades y pueblos históricos, grandes monumentos arquitectónicos (castillos y palacios) y tierras de cultivo, que son el resultado de la interacción entre sus habitantes y el medio físico, en particular el río Loira.

En 2000, los numerosos monumentos de esta región justificaron que la UNESCO declarara Patrimonio de la Humanidad al «Valle del Loira», y con razón.

Es uno de los sitios con más encanto del país, por lo que no dudes en visitar esta región. Hacer un recorrido por los numerosos Castillos del Loira será una experiencia inolvidable.

Casco Histórico de Lyon

La ciudad de Lyon, situada en el centro-este de Francia, fue fundada en el siglo I a.C. por los romanos, que establecieron en ella la capital de las Tres Galias. Desde entonces, Lyon ha desempeñado a lo largo de toda su historia un papel importante en el desarrollo político, cultural y económico de Europa.

En tu visita, no te pierdas el Vieux Lyon, un bonito barrio medieval y renacentista a orillas del río Saona; la Fourvière, una colina que domina la ciudad de Lyon donde se encuentra la Basílica de Notre-Dame de Fourvière; la Presqu’île, el centro de la ciudad y uno de sus lugares más interesantes, o la Croix-Rousse, un barrio situado en una de las colinas de Lyon. 

Centro histórico de Burdeos, Puerto de la Luna

El centro histórico de esta ciudad portuaria del sudoeste de Francia posee un conjunto urbanístico y arquitectónico excepcional creado en el Siglo de las Luces, cuyos valores han perdurado hasta la primera mitad del siglo XX. Burdeos es, después de París, la ciudad francesa con más monumentos históricos protegidos.

El trazado urbano y los conjuntos de edificios construidos desde principios del siglo XVIII hacen de esta ciudad un ejemplo excepcional de la arquitectura neoclásica. El urbanismo de Burdeos refleja el triunfo de los ideales de los filósofos del Siglo de las Luces, que aspiraban a hacer de las ciudades verdaderos crisoles del humanismo, la universalidad y la cultura. ¡No te lo puedes perder!

Villa Cravois

Una construcción diferente a los monumentos de Francia que hemos visto anteriormente.

La villa Cavrois es un edificio situado en la localidad francesa de Croix, en el noroeste de Francia.

Se inauguró en 1932 y en 1990 se declaró Monumento Histórico de Francia.

Fue el último de los diseños de residencias privadas realizadas por el conocido arquitecto parisino Robert Mallet-Stevens, a petición del empresario de la industria textil de Rubaix (localidad cerca de Lille), Paul Cavrois.

La villa Cavrois es un ejemplo de armonización del espacio arquitectónico y del decorativo interior. Se engloba dentro del estilo moderno contemporáneo representado por, entre otros, Le Corbusier.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías