Los pueblos medievales más bonitos de España

Más de 82 millones de turistas. Esta es la exorbitante cifra de viajeros que llegan a España cada año. Qué duda cabe que sus cerca de 6.000 km de costas y sus magníficas playas explican en parte este boom. Sin embargo, este no es el único motivo por el que este país del sur de Europa se ha consolidado como el segundo destino más visitado del mundo, solo por detrás de Francia. Podríamos citar otros muchos, como la deliciosa dieta mediterránea, su excelente clima… o los secretos que esconde el interior, que concentra localidades de gran belleza. ¿Preparado/a para conocer los pueblos medievales más bonitos de España?

En Central de Vacaciones, hemos seleccionado para ti 10 localidades que no te dejarán indiferente, y que te brindan la oportunidad de disfrutar de un inolvidable viaje en el tiempo. Y para que te sea más fácil consultar esta lista, te los presentamos por orden alfabético. Presta atención.

1. Aínsa (Huesca)

El Pirineo aragonés es mucho más que una especie de paraíso terrenal para los amantes de la escalada, el barranquismo y otros deportes de montaña. De hecho, también son una excelente opción para una escapada de turismo rural en familia o en pareja gracias a algunos de sus espectaculares pueblos de montaña. Uno de los más notables es Aínsa, declarado Conjunto Histórico-Artístico Nacional. Entre sus principales edificios, cabe referirse al castillo del Aínsa, de los siglos del XI al XVII, que formó parte de la línea de defensa de los territorios cristianos. A continuación, dirígete a la iglesia parroquial de Santa María, románica, iniciada en el siglo XI y terminada en el siglo XII. Su campanario, de dimensiones únicas dentro del románico aragonés y dotado de saeteras defensivas, fue restaurado entre 1967 y 1970. Visita también la Casa de Bielsa, del siglo XVI o XVII; la Casa Arnal, del siglo XVI, un excelente ejemplo de edificación típica de la comarca, con portadas y rejas, y la plaza Mayor, presidida por el edificio del Ayuntamiento y con bellos soportales.

2. Albarracín (Teruel)

Teruel no solo existe, sino que merece la pena visitarla. Y aunque esta provincia es rica en lo que a pueblos medievales se refiere —allí encontramos, por ejemplo, joyas como La Iglesuela del Cid, Cantavieja, Mirambel, Rubielos de Mora, Puertomingalvo o Valderrobres—, existe uno que destaca por derecho propio: Albarracín, declarado como Bien de Interés Cultural. Una vez allí, dedica un tiempo a contemplar la catedral del Salvador, situada junto al castillo y del siglo XVI, dotada de una única nave y de capillas laterales. En su interior, hay tapices historiados con la vida de Gedeón. También te recomendamos pasarte por el Palacio Episcopal, con una hermosa portada barroca; la plaza del Ayuntamiento, con balcones de madera; las ruinas del castillo, la Torre del Andador y, sobre todo, sus impactantes murallas, del siglo XVI y de construcción cristiana. ¡No te lo puedes perder!

3. Alcúdia (Mallorca)

Dentro de nuestra selección de los pueblos medievales más bonitos de España, no podía faltar una de las localidades mallorquinas más fotogénicas: Alcúdia (si bien, técnicamente, ostenta el título de ciudad desde 1523). Situada entre las bahías de Pollença y la de Alcúdia y con una población de 21.000 habitantes, posee un trazado urbanístico típicamente medieval, condicionado por los dos recintos de murallas que la circundan. Al observar el perímetro amurallado, fíjate especialmente en el portal del Moll y en la puerta de Xara. Sus encantadoras callejuelas son estrechas e irregulares y atesoran elementos característicos de su pasado esplendor, de gran valor arquitectónico. Antiguamente, Alcúdia fue conocida con los nombres de Pollentia, en la época de los romanos, y Guinyent, en los años inmediatamente posteriores a la reconquista de la isla. ¡Que no falte este destino durante tus vacaciones en Mallorca!

4. Besalú (Girona)

Llega el momento de viajar a Cataluña para descubrir la asombrosa villa de Besalú, nacida en torno al cerro ocupado por el castillo condal y la iglesia de Santa María de Besalú, elevada a la categoría de Conjunto Histórico-Artístico Nacional en 1966. Entre sus numerosos atractivos, conviene referirse a su icónico puente románico sobre el río Fluvià, documentado en el siglo XI; el barrio judío, que aún conserva algunos vestigios de los baños o miqwé; la plaza Major, el palacio de la Curia Real, la calle del Portalet y el monasterio de Sant Pere, con una iglesia románica del siglo XII.

5. Frías (Burgos)

Nuestro viaje nos lleva ahora a la localidad burgalesa de Frías. Pese a sus reducidas dimensiones —apenas cuenta con 300 habitantes— este pequeño pueblo medieval puede presumir de haber sido elevado a la categoría de Conjunto Histórico-Artístico en 1982. Sin duda, su elemento más representativo es su sobrecogedor castillo, de los siglos XII-XVI, llamado indistintamente de los Duques de Frías o de los Velascos, que domina el núcleo urbano desde lo alto de un cerro. Además, sus calles concentran buenos ejemplos de arquitectura popular. Sentirás la historia de Castilla en esta villa medieval.

6. Guadalupe (Cáceres)

Ponemos rumbo a Extremadura para recorrer sin prisas Guadalupe, una localidad de apenas 2.000 habitantes, pero llena de magia. El origen de su importancia hay que buscarlo en el siglo XIII o comienzos del XIV, cuando se halló una talla de la Virgen en el río Guadalupe. Después de la construcción del primer santuario dedicado a la misma, el lugar se consolidó como el segundo centro de peregrinación de la península ibérica después de Compostela, etapa final del Camino de Santiago. Sus mayores reclamos son el Real Monasterio de Santa María, que combina elementos góticos, renacentistas y barrocos, y La Puebla, un importante Conjunto Histórico-Artístico de los siglos del XIV al XVI. Tampoco hay que pasar por alto la antigua judería, ni la iglesia de Nuestra Señora, de estilo gótico. En cuanto a sus museos, cabe mencionar el Museo de Bordados y el Museo de Libros Miniados.

7. Hondarribia (Guipúzcoa)

Euskadi es otro lugar de la península ibérica que no nos podíamos dejar en el tintero. Entre otros motivos, por dar cabida a Hondarribia (o Fuenterrabía, en castellano), una localidad de 17.000 habitantes y declarada Conjunto Monumental que también te transportará al medievo. Su centro histórico corresponde al antiguo recinto amurallado de esta villa fundada en 1203, que todavía conserva parte de sus murallas y sus baluartes, así como las dos puertas de acceso a la plaza fuerte. Sus calles forman un plano rectangular de calles adoquinadas y fachadas con balcones de forja. En la parte superior del promontorio donde se ubica el núcleo histórico se encuentra el castillo de Carlos V. Otros edificios indispensables son los palacios de Egiluz y Zuloaga, este último también llamado Casa de Torre Alta; la Casa Mugaretenea, del siglo XVI y de factura renacentista; el castillo de San Telmo, la fortaleza de Guadalupe y la Torre de Jaizkibel.

8. La Alberca (Salamanca)

Nuestro viaje por los pueblos medievales más bonitos de España nos lleva directamente a uno de los emblemas de la comarca salmantina de la Sierra de Francia: La Alberca. Declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1940, este precioso pueblo tiene como rincones más destacables la plaza Mayor y la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, del siglo XVIII, que alberga un púlpito de piedra policromado, así como ermitas. Por otro lado, este pueblo serrano también destaca por tradiciones como las turroneras o la moza de ánimas, así como la fiesta de La Loa, que tiene lugar cada 15 de agosto. Cerca de La Alberca, puedes visitar el santuario de Nuestra Señora de la Peña de Francia, patrona de la provincia de Salamanca, y el Parque Natural Las Batuecas-Peña de Francia, con paisajes que dejan sin palabras.

9. Olite (Navarra)

La siguiente parada de nuestro repaso a los pueblos medievales más bonitos de España será Olite, localidad que da cabida al palacio real de Olite o Palacio de los Reyes de Navarra de Olite. Esta es una construcción del siglo XV con carácter cortesano y militar, y en la que los aspectos residenciales prevalecieron sobre los defensivos. Erigido entre los siglos XIII y XIV, fue una de las sedes de la corte del Reino de Navarra desde el reinado de Carlos III el Noble. El conjunto descuella por sus estancias, jardines y fosos, circundados de altas murallas y rematados por numerosas torres, lo que les brinda un encanto especial. En su época, llegó a ser considerado como uno de los más hermosos de Europa. Se pueden diferenciar claramente dos recintos: el Palacio Viejo, que hoy da cabida a un Parador Nacional de Turismo, y el Palacio Nuevo. Por otro lado, aprovecha tu escapada a Olite para visitar la iglesia de Santa María la Real de Olite y la iglesia de San Pedro.

10. Santillana del Mar (Cantabria)

La llaman el pueblo de las Tres Mentiras porque su nombre recoge, precisamente, tres inexactitudes: ni es santa, ni es llana, ni tiene salida al mar. Sin embargo, esta villa cántabra es uno de los pueblos medievales más bonitos de España. Uno de sus polos turísticos es la cueva de Altamira, considerada como la Capilla Sixtina del arte rupestre y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Asimismo, la arquitectura medieval también está muy presente, teniendo como principal exponente la colegiata de Santillana del Mar, que data del siglo XII. Además, hay otras construcciones medievales interesantes, como la Torre de Don Borja o la Torre del Merino, ambas de estilo gótico. ¡Te encantará pasear por sus calles empedradas!

Hasta aquí nuestra lista de los pueblos medievales más bonitos de España, si bien somos conscientes de que nos hemos dejado algunos con monumentos de gran belleza y que hay que ver, como Alquézar (Huesca), Pedraza (Segovia), Buitrago del Lozoya (Madrid), Peratallada (Girona), Montefrío (Granada) o el castillo de Peñafiel (Valladolid). En cualquier caso, esta es una de las muchas propuestas que encontrarán entre nuestras ofertas de viajes y vacaciones. Te animamos a consultarlas, reservar tus vuelos y hoteles y disfrutar de una escapada única y a precios increíbles. ¿Nos dejas acompañarte en esta aventura?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías