Las mejores ciudades de Asia que no te puedes perder

Dicen que viajar a otros continentes siempre abre la mente del visitante y, si hablamos de Asia, esta teoría aún coge más fuerza. Desde los desiertos de la península arábiga hasta en país del sol naciente, cada uno de los 49 países que conforman esta vasta área tienen rincones tan bellos que quitan el hipo, por lo que no es de extrañar que sea tan difícil decidirse por un sitio en concreto cuando uno se plantea viajar por Asia. Hay un lugar para cada tipo de viajero, desde los más aventureros, pasando por aquellos que quieren viajar en familia y hasta los más aventureros. Por esta razón, en Centraldevacaciones.com queremos ofrecerte esta lista de las mejores ciudades de Asia que no te puedes perder. ¡Descúbrelas todas!

Chéngdū, China: para los más sibaritas

Si nos alejamos de los principales destinos de China, encontraremos algunas de sus ciudades más bellas. Es en esta categoría donde se encuentra Chéngdū, situada en la región de Shichuan. ¿Por qué es una de las mejores ciudades de Asia? Porque conjuga lo mejor de este país, desde el ambiente más cosmopolita hasta los monumentos históricos más bonitos, además de encontrarse muy cerca de unos paisajes asombrosos. Esta ciudad solamente la habitan 10 millones de habitantes, así que dista mucho de las marabuntas de gente de otras ciudades como Pekín y Shanghái, pero tiene lo mejor de ambas. Visita el templo del marqués de Wu, un recinto de 37.000 m2 que fue construido durante el periodo de los tres reinos. También destaca Jinli, una calle de 550 m de largo construida en estilo Quing. Para disfrutar de más cultura popular, la calle de Quintai no solamente te regalará un retrato de la antigua China, sino que aquí podrás probar el famoso hot pot, una sopa muy picante y que incluye la conocida salsa Shichuan. Entra en la cabaña de Du Fu, poeta chino reconocido mundialmente. En Jialebi encontrarás la zona de ocio nocturno, llena de luces de neón. Pero no te olvides de visitar el Centro de Recuperación de Pandas, donde encontrarás muchos ejemplares de esta especie en peligro de extinción. Tampoco puedes perderte el Buda de Lashan, el buda de piedra más grande jamás construido y que fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996.

Kioto, Japón: para una dosis de relajación oriental

Coge una bicicleta y descubre a tu aire los puntos más destacados de la segunda ciudad más importante del país del sol naciente. Descubre bonitos templos, entre los que destacan el de Kiyomizudera, uno de los más fotogénicos de Kioto; el Ginkaku-ji, llamado Pabellón de Plata, y el Kinkaku-ji, conocido como Pabellón Dorado. Una visita imprescindible es la de Ryoan-ji, donde podrás observar a los monjes meditar en un jardín zen. Sin duda esta es la ciudad de la relajación, y para continuar con este espíritu te recomendamos una caminata por el paseo del Filósofo, especialmente durante finales de marzo y principios de abril, época en la que florecen los cerezos. También puedes descubrir el barrio de las geishas, o Gion, y asiste a la ceremonia del te para ver el arte tradicional de estas mujeres. Si quieres rodearte de naturaleza, visita el bosque de bambú de Arashiyama, donde podrás caminar bajo más de 50 variedades de la planta favorita de los pandas.

A las afueras, encontramos el santuario de Fushimi Inari-taisha, conocido por su camino de arcos naranjas, llamados toriis. Cada uno de ellos fue donado por una familia como ofrenda al dios al que se le dedica este santuario del siglo VIII.

Singapur: para viajeros cosmopolitas

La ciudad-estado se ha erigido en los últimos años en un modelo de sostenibilidad para las urbes del futuro, y por esto no es de extrañar que se considere una de las mejores ciudades de Asia. Aquí, sin duda una de las joyas de la corona es el Gardens by the Bay, unos jardines con árboles artificiales que sostienen placas fotovoltaicas que producen energía renovable. Sube al bar del Marina Bay Sands para admirar las increíbles vistas o a la noria de Singapore Flyer; ¡desde aquí se ve Malasia! También tendrás la oportunidad de hacer unas compras en la moderna Orchard Road o, si vas con niños, visita Sentosa Island, para pasarlo en grande en su parque de atracciones y acabar el día relajándote en la playa artificial de Palawan. No te olvides de ir a los barrios históricos de la ciudad: desde la zona colonial hasta el barrio indio, para saber más sobre todas las comunidades que se han asentado en este lugar a lo largo de los años.

Esta ciudad es ideal para combinar con otros destinos, por lo que te recomendamos un circuito por Singapur, Bangkok y Phuket para redondearlo.

Dubái, Emiratos Árabes Unidos: para un viaje lujoso

Si eres más de compras y lujo, te recomendamos un viaje al emirato con más encanto de la península arábiga. En Dubái, los edificios más espectaculares del mundo se alzan en sus formas más suntuosas. Uno de los más espectaculares es el Burj Khalifa, el rascacielos más alto del mundo. Delante de éste podrás disfrutar de un espectáculo de agua asombroso al atardecer. El hermano de este edificio es el Bhurj Al Arab, el único hotel de 7 estrellas del mundo entero. Camina por su marina y disfruta de las vistas más increíbles, y no te olvides de entrar en el Madinat Jumeriah, el zoco ambientado en las antiguas ciudades árabes. Atrévete a adentrarte en el desierto y pasa una noche bajo las estrellas o relájate en la playa para disfrutar de una de las mejores ciudades de Asia.

Kuala Lumpur, Malasia: para amantes de la multiculturalidad

La capital de Malasia es la puerta de entrada de miles de personas que quieren disfrutar de algunas de las playas más increíbles del sureste asiático, y lo que se encontrarán es una amalgama de culturas y religiones conviviendo en el marco de una ciudad que combina tradición con modernidad. Empecemos por las conocidas Torres Petronas, las que fueron las torres gemelas más altas del mundo hasta 2003, desde la que podrás tener una vista completa de esta gran urbe. A sus pies, el parque KLCC ya da las primeras pistas sobre la diversidad que encontrarás en Kuala Lumpur. Camina por Jalan Petaling, la calle más conocida de Chinatown, degusta los platos más picantes en Little India o sube las escaleras del templo budista de Sri Mahamariaman o las cuevas de Batu, sin olvidarte de conocer el palacio del Sultán Abdul Samad o la Mezquita Nacional. Ya lo ves, ¡una ciudad de lo más diverso!

Hoi An, Vietnam: para los navegantes

Seguramente has escuchado que el caos reina en las principales ciudades de Vietnam, pero Hoi An es la excepción. Se considera una de las mejores ciudades de Asia no solamente por ser Patrimonio de la Humanidad, sino por si tranquilidad que le confiere el río Thu Bon. En el casco antiguo sobrevivió a los bombardeos de la guerra que sufrió, por lo que aún mantiene mucha de su arquitectura tradicional. Entre sus monumentos más fotografiados, se encuentra el puente japonés, herencia de su pasado como puerto comercial. Templos, comida callejera y algunas playas para relajarse ponen el broche de oro a la visita a Hoi An. Además, desde su puerto te puedes embarcar en un barco para visitar la isla de Cam Kim, donde conocerás los mejores talladores de madera de la zona.

Siem Riep, Camboya: para los fanáticos de la historia

El parque arqueológico más conocido de toda Asia es sin duda Angkor. Estas ruinas de la dinastía jemer dan para varios días de visita, así que, además de poder descubrir los principales templos de este enorme complejo, puedes aprovechar para conocer la ciudad de Siem Reap. Callejea un poco para encontrar algunos pubs donde tomarte un descanso de tanto andar entre ruinas, come en el Old Market, o mercado viejo, para degustar lo mejor de la comida tradicional a buen precio y aprovecha para darte un merecido masaje en los pies. Asiste a una función de Phare, el circo camboyano en el que se combinan actuaciones de equilibristas, malabaristas y contorsionistas.

Ubud, Indonesia: para los que aman la naturaleza

La isla de Bali es un paraíso que ofrece lo mejor de la playa y la selva más salvaje. Y sin duda alguna, Ubud es el mejor punto para alojarse para conocer la zona, pero además ofrece una gran cantidad de rincones estrechamente relacionados con la flora y la fauna que los rodea. Desde templos como el de Taman Saraswati, que se reflejan en lagos llenos de flores de loto, hasta barrios que se erigen en medio de los árboles, como es el caso de Penestanen. Aquí también encontrarás el bosque de los Monos que, tal y como su nombre indica, es una selva tropical donde los monos viven en libertad. ¡Despiértate pronto para emprender una ruta por los alrededores de una de las mejores ciudades de Asia para admirar unas vistas espectaculares de los arrozales que rodean la preciosa Ubud para empezar bien el día!

Jaipur, India: para los soñadores

La mística en la que está envuelta la India se ve muchas veces truncada por una realidad mucho más dura de lo que a veces uno se imagina antes de visitarla. Pese a la magnitud de esta ciudad, una de las más grandes del norte de la India, hay muchos motivos por los que Jaipur es conocida popularmente como la Ciudad Rosa. Aquí podrás sentirte como si fueras de la mismísima realeza, visitando el palacio de los rajputs, familia que vivió en esta residencia del siglo XVIII, entrando en el fuerte Amber u observando las estrellas como el marajá Jai Singh en Jantar Mantar, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Pero su mayor icono es el Palacio de los Vientos, o Hawal Mahal, con una espectacular fachada de colores rojizos que vigila desde las alturas el bazar Siredeori.

Pokhara, Nepal: para los yoguis

Equilibra cuerpo y mente en un lugar que se alza como uno de los mejores destinos para un retiro espiritual. Lejos de la caótica capital del Nepal, encontramos esta ciudad que sirve como campamento base para aquellos que quieran realizar trekking por los Annapurnas. El espíritu hippy que la invadió durante los setenta aún se nota por sus calles, y el budismo está muy presente en cada rincón. Navega tranquilamente por el lago Phewa, acércate a la World Peace Pagoda o encuentra un lugar para meditar en el mirador de Sanrangkot, con unas impresionantes vistas de los Himalayas. Si te apetece acelerar tus pulsaciones, también tienes la oportunidad de practicar deportes de aventura, siendo el parapente una de las mejores opciones, gracias a la majestuosa panorámica que ofrecen los cielos de Pokhara.

Hong Kong, Hong Kong: para los locos de la tecnología

Pese a ser la ciudad de los rascacielos por excelencia, la gran urbe de Hong Kong es una jungla futurista bajo la que aún se pueden visitar algunos monumentos tradicionales. En el barrio de Mong Kok podrás hacer tus compras bajo luces de neón, mientras que, subiendo hacia el pico Victoria, observarás la ciudad desde las alturas.

Coge el ferry a Kowoloon para disfrutar de una panorámica del skyline que nada tiene que envidiar a Manhattan. En Tsim Sha Tsui, además de poderte sacar uno de los mejores selfies de Hong Kong, también degustarás la cocina cantonesa más deliciosa.

Seúl, Corea del Sur: para los bon vivants

Considerada ciudad global, Seúl entra en nuestra lista de mejores ciudades de Asia por ser fácilmente visitable sin que esta pierda un ápice de su belleza. La cuarta economía metropolitana del mundo está llena de contrastes que vale la pena conocer. Descubre su pasado imperial con una visita al palacio de Gyenongbokung y el barrio de Bukchon, el más tradicional de la ciudad. En contraste, subir a la torre N Seoul te permitirá comprender cuán desarrollada está esta ciudad. No te olvides de hacer una barbacoa en Jongno, un hábito muy común entre sus habitantes, y date una vuelta por el agradable canal de Cheonggyecheon.

Pero si quieres vivir la buena vida de verdad, no pierdas la oportunidad de descubrir el barrio de Gagnam (¿te suena?), para una de las mejores cenas coreanas.

Bagan, Myanmar:para los más aventureros

Una de las mejores ciudades de Asia ya no existe, pero, a pesar de ello, es imprescindible visitarla. Un viaje a Bagan es sinónimo de conocer increíbles ruinas del siglo XIII. Con una motocicleta o conductor privado, puedes recorrer los monumentos más impresionantes e incluso observarlos en globo aerostático. Los antiguos habitantes de esta ciudad se encuentran hoy en Nueva Bagan, el mejor sitio para alojarse y con la mayor cantidad de servicios. Además, es la oportunidad perfecta para saber cómo viven los residentes de esta ciudad de Myanmar. Visita templos budistas y aprovecha para apuntarte a una clase de cocina con una familia de Bagan para una experiencia verdaderamente única.

Chiang Mai, Tailandia: para los mochileros

Pero si quieres probar experiencias nuevas cada día y conocer a gente de alrededor del mundo, el mejor sitio para hacerlo es la ciudad de Chiang Mai, al norte de Tailandia. Además de los bonitos templos del centro de la ciudad y la montaña de Doi Suthep, aquí puedes cocinar una auténtica sopa tailandesa, aprender Muay-Thai o relajarte con una clase de yoga. Muchos backpackers de alrededor del mundo se enamoran del ambiente amigable de esta ciudad, y aprovechan para recorrer los alrededores en motocicleta, repletos de rincones naturales asombrosos como la montaña de Doi Inthanon o el pueblecito de Pai.

Tokio, Japón: para entretenerse las 24 horas

Y para finalizar nuestra lista de las mejores ciudades de Asia que no te puedes perder, no nos podemos olvidar de la que se podría apodar la ciudad que nunca duerme. Tokio es un vibrante puzle en el que es imposible aburrirse ni un solo segundo y en el que tus ojos se desviarán hacia un nuevo detalle a cada paso. Cruza los concurridos pasos de cebra de Shibuya, entra en las tiendas de manga y videojuegos de Akihabara, o conoce Sensoji, el templo más antiguo de la ciudad. Si quieres relajarte un poco, da un paseo por el barro de Harajuku, y no te olvides de degustar los platos más sabrosos de la cocina nipona, todo, bajo la imponente mirada del monte Fuji.

¿Ya has echado un vistazo a todos los paquetes de viajes más hotel de Centraldevacaciones.com? ¿A qué esperas? ¡Con ellos podrás visitar las mejores ciudades de Asia y muchos lugares más!

Categorías