Ruta por la Toscana: 10 lugares imprescindibles

Italia se ha ganado a pulso el sobrenombre del Bel Paese (‘el bello país’). Un reconocimiento más que merecido, y no solo por ser la nación con más monumentos incluidos en la lista del Patrimonio de la Humanidad: también por el irresistible encanto que destilan algunas de sus regiones. Y para que puedas comprobarlo en primera persona, te proponemos 10 lugares imprescindibles para una ruta por la Toscana de ensueño. ¿Hacemos las maletas?


1. Florencia

Empezamos esta ruta por la Toscana en su capital, Florencia, una ciudad que llegó a contarse entre las más importantes del sur de Europa durante el Renacimiento, y que sigue siendo uno de los principales destinos de vacaciones en Italia. Stendhal fue uno de los muchos intelectuales de su época que no pudieron resistirse a su magia. Tal fue la emoción que experimentó ante tanta belleza que llegó a sentir palpitaciones y mareos, descritos bajo el síndrome que hoy lleva el nombre del escritor. Desde luego, no le faltaron motivos para sentirse abrumado. Aquí van unos cuantos: el Duomo, embellecido por la cúpula de Brunelleschi; el Ponte Vecchio sobre el río Arno, el único que sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial; el Palazzo Vecchio o della Signoria, coronado por una torre de 94 m de altura; el Palazzo Pitti, un palacio que fue la residencia de los grandes duques de Toscana y del rey de Italia; la Galería de los Uffizi, una de las pinacotecas italianas más prestigiosas; el David de Miguel Ángel, en la Galería de la Academia… ¡Que no falten en tu viaje a Florencia!

2. Pisa

Esta pequeña ciudad de 86.000 habitantes acoge uno de los grandes iconos italianos: la Piazza dei Miracoli o plaza del Duomo, presidida por la catedral de Pisa y otros edificios del complejo catedralicio, como la famosa torre inclinada de Pisa, el Baptisterio y el Camposanto, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987. Otros lugares de interés en Pisa son la iglesia de Santa María della Spina, una singular iglesia gótica a orillas del Arno; la iglesia de San Michele in Borgo, con un grupo escultórico en la fachada obra de Lupo di Francesco; la Loggia di Banchi, un antiguo mercado de la lana y de la seda del siglo XVII, proyectado por Bernardo Buontalenti, y la Piazza dei Cavalieri, con notables construcciones. Cerca de Pisa, se hallan la iglesia románica de San Piero a Grado, la cartuja de Pisa, en el municipio de Calcio, y la colonia Rosa Maltoni Mussolini.

3. Siena

A 72 km de Florencia, se despliega la que fue su predecesora como epicentro artístico de la Toscana: la fotogénica Siena, considerada como la única ciudad del mundo que aún conserva casi intacto su trazado medieval. Ahora bien: no hablamos solo de urbanismo, sino también de sus tradiciones. Así lo demuestra el Palio de Siena, una carrera ecuestre de carácter anual que enfrenta a jinetes de diversos barrios (contrade) sieneses. El escenario de esta prueba es la Piazza del Campo, presidida por el Palazzo Pubblico, la esbelta Torre del Mangia y la Fonte Gaia. Además, Siena también puede presumir de una espectacular catedral, concebida en su día para ser la mayor del mundo, y cuya fachada renacentista sigue siendo objeto de admiración, así como otros conventos e iglesias que bien merecen la atención del recién llegado. Asimismo, es un lugar perfecto para hacer excursiones por la Toscana. A continuación, veremos algunas ideas que no pueden faltar en tu viaje a Siena.



4. San Gimignano

A 44 km al noroeste de Siena y a 53 km al sudoeste de Florencia, aguarda este magnífico pueblo medieval, erigido sobre una colina y rodeado de murallas del siglo XIII, cuyo centro histórico forma parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1990. Su punto neurálgico es la Piazza della Cisterna, si bien su característica principal es la docena de torres del medievo que dibujan un imponente skyline. Una de las más llamativas es la Torre Grossa, desde la que se disfruta de unas vistas de excepción. Tampoco hay que perderse el Duomo de San Gimignano, del siglo XII, ni la capilla de Santa Fina, que acoge frescos de Ghirlandaio. Un consejo: no dejes de probar los vinos blancos autóctonos, elaborados con la variedad de uva garnacha local.

5. Pienza

El fotogénico valle conocido como la Val d’Orcia, de impactantes paisajes, esconde uno de los secretos mejor guardados de esta ruta por la Toscana. Hablamos del sorprendente pueblo de Pienza, con algo más de 2.000 habitantes y conocido popularmente como la Florencia en Miniatura. Ubicado entre las ciudades de Montepulciano y Montalcino, está considerada la piedra de toque del urbanismo renacentista. De hecho, fue aquí donde el papa Pío II intentó desplegar un ambicioso proyecto constructivo que quedó interrumpido a causa del fallecimiento prematuro del pontífice. Su plaza principal, inscrita como Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO desde 1996, reúne reclamos como el Duomo de Pienza o el Palazzo Piccolomini, sito frente al Palazzo Borgia.  

6. Monteriggioni

Visitar Monteriggioni no suele llevar más de una hora. Aun así, merece la pena acercarse hasta allí, ya que se trata de uno de los ejemplos mejor conservados de arquitectura militar del mundo. Sus murallas, levantadas entre 1212 y 1219, poseen un perímetro de 570 m, cuentan con 14 torres y desempeñaron un papel fundamental, ya que esta localidad jamás pudo ser tomada por las armas. Esto solo fue posible cuando, en 1554, el capitán de la guarnición de Siena, traicionando a sus hombres, abrió las puertas de Monteriggioni a las tropas florentinas. Por todo ello, es uno de los mejores pueblos medievales de la Toscana para desconectar y viajar en el tiempo.

7. San Quirico d’Orcia

Otro de los must-see en tu ruta por la Toscana es este precioso pueblo, situado a unos 80 km al sudeste de Florencia y unos 35 km al sudeste de Siena. Además de unas murallas muy bien preservadas, esta localidad de 2.600 habitantes destaca por sus hermosas iglesias, sobre todo la colegiata de San Quirico, del siglo XII. A esto habría que sumar la austera iglesia románica de San Biagio a Vignoni. O la iglesia de Santa María Asunta, de finales del siglo XI; la iglesia de San Juan Bautista y la iglesia de Madonna di Vitaleta, en la que se custodia una Virgen atribuida a Andrea della Robbia. Visita también el Horti Leonini (1561), un buen ejemplo de jardín italiano renacentista. Como souvenir, llévate a casa una botella de vino de Chianti. Podrás llegar hasta allí fácilmente en autobús desde Siena, si no dispones de coche propio.

8. Arezzo

Seguramente, esta ciudad te resultará familiar por haber sido el escenario de la oscarizada La vida es bella, escrita, dirigida y protagonizada por Roberto Benigni. Sin embargo, este destino tiene mucho que ofrecer al viajero. Sin ir más lejos, el ciclo de frescos La leyenda de la Vera Cruz, en la capilla Bacci de la basílica de San Francesco y obra de Piero della Francesca. Dedica un tiempo también a recorrer la Piazza Grande, donde se encuentra la iglesia de Santa Maria della Pieve. Descubre también la iglesia de San Domenico, en el que se venera el famoso crucifijo del Cristo de Cimabue, del siglo XIII; el anfiteatro romano y la Casa de Petrarca, en Via dell’Orto, 28.

9. Lucca

En Lucca sucedió algo inusual entre las ciudades toscanas, ya que sus murallas quedaron intactas y aún en la actualidad pueden admirarse. Todo ello sin olvidar que Lucca es la ciudad natal de los compositores Francesco Geminiani, Luigi Boccherini, Alfredo Catalani y Giacomo Puccini. En relación con este último, en el casco antiguo se puede visitar un museo con fotos, manuscritos y libretos originales relacionados con su vida y obra. Pero eso no es todo: el centro histórico exhibe un pintoresco entramado de calles y plazas entre las que sobresale la Piazza dell’Anfiteatro, que conserva la forma elíptica del antiguo anfiteatro romano tras la intervención del arquitecto Lorenzo Nottolini, en el siglo XIX. Entre las obras de arquitectura civil sobresalen la torre erigida por la poderosa familia Giunigi como símbolo de su poder, y rematada por un sorprendente jardín. Entre las iglesias, destacan la catedral y la iglesia de San Michele, ambas construidas en mármol y con fachadas decoradas con arcadas superpuestas, siguiendo el modelo característico del románico pisano. Contempla también sus iglesias medievales de planta basilical y ricamente decoradas, con grandes arcos y campanarios, algunas originarias del siglo VIII.

10. Cortona

Concluimos nuestra ruta por la Toscana en la provincia de Arezzo. Concretamente, en Cortona, una de las más antiguas y poderosas ciudad de la desaparecida región de Etruria. Esta bonita villa conserva una parte del perímetro amurallado, así como algunos edificios de interés. Entre ellos, hay que mencionar el Palazzo Casali, sede de un museo de arte etrusco; la catedral románica, reconstruida en los siglos XV y XVI; las iglesias de San Domenico, del siglo XIV, y San Francesco, del XIII, y, en las proximidades, el santuario gótico de Santa Margherita.

En cualquier caso, este circuito es solo una idea de todo lo que nuestras ofertas de viajes y vacaciones ponen en tus manos. ¡Échales un vistazo y reserva ya tu próxima escapada al mejor precio!

One response to “Ruta por la Toscana: 10 lugares imprescindibles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías